Combinación de colores: colores cálidos vs. colores fríos

Colores cálidos vs. colores fríos

Lo principal en un fiesta es saber la gama de colores que quieres manejar.

Esto va a depender de dos cosas: tu vestido y lo que quieras reflejar a tus invitados.

Parece superficial, pero la realidad es que es más fácil empezar por ahí. Te apuesto a que desde mucho antes de tu cumple, ya has imaginado cómo quieres que sea tu vestido de 15 años. ¿verdad que sí?

Es normal y además una decisión inteligente. Porqué finalmente es tú fiesta, se trata sobre tí, sobre reflejar quién eres, y el rito de pase a convertirte en la mujer que quieres ser y por eso debe ser totalmente personal. Es una celebración de lo bello que es convertirse en mujer y un recordatorio de la niña que siempre vivirá en ti.

Puedes escoger entre dos opciones principales:

Colores fríos: cómo el azul, el blanco, el gris, el amarillo o verde claros, el morado. Son colores que transmiten una sensación de frescura, de vitalidad y dan la sensación de luz y espacio. Son perfectos para celebraciones de temporada invernal o en primavera pero también para aquellas que se realizarán durante el día. En un día caluroso, estos colores dan un respiro a tus invitados.

Usualmente se pide que se complementen con colores cálidos o que se varie en la intensidad, (más claros, pasteles o más fuertes, apagados) para lograr un equilibrio, o en caso de que tu fiesta sea de noche o en otras temporadas. Son colores que transmiten alegría, esperanza, sinceridad, vitalidad, pureza, inocencia o tranquilidad.

Mientras más brillante, más intenso el sentimiento. Los colores apagados generan el sentimiento opuesto. Y los colores muy pálidos pueden hacerte ver demasiado débil o distante.

Colores cálidos: cómo el rojo, anaranjado, rosas, café, amarillo ocre, oro. Transmiten amor, pasión, energía. Generan una sensación de lleno, de “satisfacción” o calidez. Son perfectos en temporadas otoñales, o de verano, pero también se pueden combinar con colores fríos y lograr una estabilidad que funcione para todas las temporadas.

De acuerdo a su intensidad, transmiten pasión, amor, feminidad, energía, dinamismo. Pero ten cuidado, porqué en exceso generan sentimientos negativos, como enojo o incluso hambre. El anaranjado se relaciona con estímulos de alimentación, por lo que cuidado con éste color.

Los colores se complementan así:

Verdes con rojos: se complementan de manera perfecta. Debe dominar uno de acuerdo a la ocasión. Puedes usar tu vestido en un tono y los adornos, mantelería o detalles, hasta las flores, en otros tonos complementarios.

Azules con anaranjados: La frialdad del azul profundo se puede nivelar con un buen toque de anaranjado intenso o con tonos de amarillo ocre. Imagina tu vestido en un tono azulado pastel y tu ramo de flores en tonos amarillos y blancos, o la mantelería. Inocencia con toques de picardía, humor y alegría.

Morados con amarillos: Los índigos, morados o rosados con tonos amarillos son muy femeninos, alegres y si se logran equilibrar, pueden ser altamente simbólicos.

El blanco y el negro son considerados neutrales, junto con los tonos de gris que hay entre uno y otro. Estos colores se pueden combinar con cualquiera de los anteriores y se logran equilibrar, pero ten cuidado, porqué un tono muy brillante con el negro podría enfatizar la parte violenta o extrema, mientras que con el blanco, los tonos muy claros podrían perder intensidad.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *